Antecedentes

Nací un jueves de otoño cualquiera a las cuatro de la tarde. Crecí siendo el menor de cuatro hermanos. Nueve años me separan del más próximo a mí. Mis hermanas son las mayores, fui como un juguete para ellas. Y mi hermano siempre fue mi referencia. Quería ser como él. Intenté imitar todo que hacía. Mi padre siempre trabajaba, es un trabajador innato, y mi madre nunca tuvo tiempo para nada porque siempre estuvo cuidando de todos nosotros. Es una madre excelente, por cierto. Pero pasé mucho tiempo solo. Es algo natural. Mis hermanas se fueron fuera a estudiar, mi madre cuidaba de mi abuela, y mi hermano, lo más parecido a un compañero de juegos que nunca tuve, entró en el instituto y simplemente se hizo mayor.

Pero casi nunca me sentí solo. Tuve un gran compañero, tan concreto pero tan inexacto como este texto. Es como un viejo amigo al que le debes muchas cosas. Se llama Arte.

Por eso cuando me llama no puedo negarme. Lo supe desde la primera vez que pisé una academia de dibujo a los 8 años.